Últimos sismos delatan falta de ingenieros especializados en México.

Las instituciones de educación superior del país tienen que enfocarse en formar más expertos en técnicas de construcción antisísmica, urge académico del IPN, ganador de la Presea Lázaro Cárdenas 2004.

El académico del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Fernando Angulo Brown, urgió a formar más especialistas en técnicas sismo-resistentes, ya que México no cuenta con el suficiente número de ellos en este campo, además de que es poca la investigación que se realiza en esa materia.

Afirmó que los sismos ocurridos el 7 y 19 de septiembre dejaron al descubierto la importancia de hacer conciencia sobre la formación de más especialistas, por lo que, dijo, las instituciones de educación superior del país tendrían que implementar posgrados en este campo.

Aunque existen recursos humanos enfocados al estudio de las estructuras en el ámbito de la ingeniería civil y la arquitectura, se requiere del diseño de estudios de maestría y doctorado en los que se puedan generar proyectos que aporten nuevos conocimientos ante los riesgos sísmicos, consideró el ganador de la Presea Lázaro Cárdenas 2004 para profesores e investigadores en México.

En la formación de los nuevos especialistas sería necesario conjuntar las mejores técnicas de construcción con el estudio de los tipos de suelo en los que se realizan las edificaciones, así como la detección de las regiones más vulnerables a los movimientos telúricos.

El investigador, doctorado en ciencias con especialidad en Física, explicó que vivimos en una de las zonas sísmicas más activas del planeta y los temblores pueden presentarse en cualquier punto de la corteza terrestre, esto ocurre mayoritariamente en las fronteras de las placas tectónicas, como sucede en el caso de México, lo que demanda una mayor atención, particularmente porque la placa de Cocos se está metiendo por debajo de nuestro continente.

“Tarde o temprano estas estructuras se van a introducir a la placa continental y debido a la energía que toman de la convección del manto, se generarán grandes atorones por las asperezas que hay, hasta que ya no aguante más la energía almacenada y se rompan, entonces es ahí de donde vienen los grandes temblores”, dijo el especialista.

Destacó que Nueva Zelanda es un país muy sísmico y tiene una de las ingenierías sismo-resistentes más avanzadas del mundo.

En su opinión, el Politécnico debería empezar a diseñar un posgrado en este campo, ya que no basta con formar doctores estructuralistas, ya que éstos deben ser también, hasta cierto grado, sismólogos, saber dónde están los epicentros históricos y conocer con qué frecuencia y características llegan los movimientos telúricos.

Angulo Brown, señaló que en el futuro se deberá edificar con nuevas técnicas constructivas en las que los egresados de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura (ESIA) del IPN jugarían un papel fundamental.

POR Notimex

0 comentarios

Deja un comentario

Your email address will not be published.